TDT

El Gobierno prolongará la agonía de la definición estándar en la TDT

EL FIN DE LAS EMISIONES EN SD EN LA TELEVISIÓN DIGITAL TERRESTRE ESTABA PROGRAMADO PARA EL 1 DE ENERO DE 2023. SIN EMBARGO, ESTA FECHA SE AMPLIARÁ UN AÑO, HASTA 2024. 

Hace escasos meses, publicábamos que la implantación plena de la alta definición en la TDT, a pesar de llegar casi por obligación, podría ser una especie de tabla de salvación para un modelo que está a punto de fallecer por caduco. El pasado 2021, el consumo de TDT respecto al global fue el más bajo de la historia, con 3 horas y 47 minutos de media por persona y día. Apenas Telecinco, Antena 3 y La 1 aguantaron el tipo, para el resto de canales, la dinámica es desastrosa. No tanto por las cifras en sí, que siguen siendo “altas”, sino por la fuga absoluta de espectadores jóvenes hacia modelos principalmente OTT y, consecuentemente, también de anunciantes. 

Por si fuera poco hándicap para la TDT tener que competir con decenas de adversarios que están invirtiendo enormes cantidades de dinero en los contenidos más atractivos, hay que tener en cuenta que una gran parte de los contenidos que se ofrecen en sus canales solo están disponibles en definición estándar. ¿Cómo enfrentarse a tales adversarios por la atención del consumidor cuando no ofreces ni los mejores contenidos, ni la mejor calidad para consumirlos? Por ese motivo veníamos advirtiendo que el fin de las emisiones en SD -y el trabajo que se está haciendo para la llegada de aquellas en 4K- podría, de algún modo, igualar esa contienda en favor del modelo de televisión universal y gratuito. 

Pues bien, el Gobierno ha decidido retrasar ese momento. El último Real Decreto elaborado sobre este asunto, presentado en audiencia pública el pasado julio, extiende hasta el 14 de febrero de 2024 el plazo para que todos los canales de televisión evolucionen sus emisiones a alta definición y dejen de emitir en formato estándar. Una prórroga que, según la jefatura de gobierno obedece a una situación excepcional derivada de la pandemia, que ha ralentizado la renovación del parque de aparatos de televisión adaptados para las emisiones TDT de alta definición. 

Así pues, esta modificación en el Plan Técnico Nacional de la TDT que busca impulsar la innovación tecnológica en la televisión con la implantación total de la televisión HD y la introducción de la Ultra Alta Definición retrasará más de un año una “innovación” que se antojaba fundamental para su supervivencia. En un entorno tan dinámico, en el que los avances tecnológicos se suceden prácticamente día a día, un retraso de más de un año en adoptar una tecnología tan básica como el HD podría suponer un daño irreparable. 

También se suponía que tras el primer día de 2023, con la implementación plena del HD, comenzaría a trabajarse ipso facto para que la TDT pudiera avanzar rápidamente hacia el 4K que ya ofrecen con regularidad la mayoría de plataformas del mercado. Una vez que este retraso se haga efectivo, ¿cuándo podríamos esperar la llegada a la televisión de estas emisiones? ¿Las veremos alguna vez?

Mientras tanto, se avecina la celebración de la ‘Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones’, que tendrá lugar en Dubai en 2023, donde se prevé que se anuncien importantes cambios en el espectro radioeléctrico. La irrupción del 5G es inminente y esta tecnología, que se promete disruptiva, necesita un ancho de banda importante para su correcto funcionamiento… y la TDT ocupa una buena parte del mismo. Tal es la amenaza para el modelo que más de 40 entidades, entre las que se encuentra RTVE, han firmado una proclama titulada ‘La TDT en riesgo en España y Europa’ para formar un frente común en defensa de la televisión de acceso libre y gratuito, frente a las propuestas que puedan tener lugar en la cita. 

[mailpoet_form id="1"]