PROA

Los productores confían recuperar la competitividad del audiovisual catalán con el nuevo rumbo de la CCMA

La Federación de Productoras Audiovisuales, PROA, ha convocado a la prensa esta mañana, para transmitirles de forma cercana la nueva situación de cambio de rumbo de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), ente público que gestiona los medios de comunicación audiovisual de la Generalitat, que las productoras quieren aprovechar para hacer sus reclamaciones en pro de una mayor competitividad del audiovisual catalán.

Estuvieron presentes en el encuentro los siguientes representantes de sectoriales de PROA: Jordi B. Oliva, presidente de PROA; Valérie Delpierre, vicepresidenta de ficción; Iván Agenjo, vicepresidente de animación; Albert Solé, vicepresidente de documental; Francesc Escribano, vicepresidente de televisión y Montserrat Bou, directora general de PROA

Ante el nuevo panorama que se presenta PROA reclama la complicidad de los grupos políticos que tienen que negociar los presupuestos del 2023 en el Parlament para superar los años críticos de la televisión pública catalana. Para ello, muestra su predisposición para colaborar con el consejo de gobierno de la CCMA presidido por Rosa Romà, y con Sigfrid Gras, director de TV3.

“Pedimos a la Generalitat y a los grupos parlamentarios que impulsen un aumento decidido y firme de inversión en producción externa para la creación de ficción, animación, documentales y programas en condiciones de igualdad cualitativa y cuantitativa con nuestros competidores europeos y globales” manifestó Jordi B. Oliva. También consideró que “además de incrementar la presencia de la producción independiente en la parrilla de TV3, estos contenidos tendrían que servir para nutrir una plataforma OTT catalana que las productoras audiovisuales consideran imprescindible.

Albert Solé habló también del cambio de cultura en el que nos encontramos que hace que las cadenas públicas entiendan que no tienen el poder de antes lo que conlleva a cambios de comportamientos en asuntos como el de los derechos. 

Desde PROA se hace un llamamiento a la recuperación del tiempo perdido en TV3, ya que la inestabilidad de los últimos años, con una falta de estrategia y de presupuesto, ha hecho que la televisión pública catalana perdiera el rol de motor de la industria audiovisual. Esto ha provocado un retroceso de TV3 respecto a los grandes cambios que estaba experimentando el modelo de negocio del sector: una mayor diversidad de ventanas de exhibición y de explotación de las obras, así como el auge de las plataformas, en detrimento de la televisión lineal.

Desde 2010 la aportación pública a la CCMA ha disminuido un 30 por ciento hasta llegar a los 243 millones de euros del 2022. En este contexto, la inversión en producción externa ha caído un 68 por ciento, pasando de los 149 millones de euros de hace 12 años hasta los 47 millones del año pasado.

Montse Bou coincidió con las productoras al afirmar que “hay que aprovechar el cambio de mentalidad que se está produciendo por parte del ICEC (Institut Català de les Empreses Culturals) y TV3. Es el momento de dejar de lado las buenas palabras y actuar”.

Valérie Delpierre comentó “se nos pide que seamos industria, pero estamos trabajando en modus de crisis. Aceptamos hacerlo temporalmente para ayudar entre todos, pero no se puede trabajar en precario permanentemente. Antes hacíamos nuestras producciones gracias a TV3 y ahora lo hacemos a pesar de TV3”. En esa línea Albert Solé añadió “Los productores independientes estamos subvencionando desde hace años a TV3”.

Desde PROA se ve con buenos ojos el nuevo Plan Estratégico de la CCMA y el nuevo Contrato Programa “representan la oportunidad de establecer unas bases sólidas para ampliar la audiencia, los públicos y el mercado de contenidos de TV3 con la contribución de la producción independiente”. 

La Federación de Productoras Audiovisuales también celebra que la administración catalana considere la industria audiovisual como uno de los ejes estratégicos en esta legislatura. Este compromiso ha quedado patente en el aumento notable de las dotaciones en subvenciones por parte del ICEC, que se ha reflejado en una mayor presencia de obras catalanas en la selección oficial de los festivales, o en la nominación de Alcarràs en los Oscar de Hollywood.

[mailpoet_form id="1"]